Salar de Uyuni, Bolivia. Tour 3 días.

No les puedo explicar la intriga que me daba conocer el Salar de Uyuni en Bolivia. No podía creer que en mitad de nuestro continente hubiera semejante majestuosidad. Si vas a viajar a este país no te puedes perder este paraíso natural.

La aventura para conocerlo empezó a las 10pm en La Paz, capital de Bolivia. Nos esperaba un bus nocturno de 8 horas hasta llegar a Uyuni, sitio del cual salen todos los tours directo hacia el salar. Como todo en Bolivia, el bus que nos tocó era bastante rústico. El vidrio delantero estaba quebrado, las sillas reclinaban con fuerza, los olores humanos y de comida se mezclaban y para rematar, a las 5am tuvimos que hacer una parada técnica porque nos quedamos sin combustible en la mitad de la ruta.

Yo siempre he dicho que los sitios más bonitos son a los que más cuesta llegar, entonces me disfruté la cultura rústica y cuando llegué a Uyuni fui directo a varias agencias a averiguar sobre el tour de 3 días por el salar. No soy muy fan de hacer tours, sin embargo, la única forma de conocer el salar, de punta a punta, es en un carro 4×4 con un guía que conozca el camino. Si van con tiempo les recomiendo no reservar el tour desde La Paz, sale mucho más costoso y no tienes posibilidad de regateo. Nosotros fuimos a varias agencias, finalmente nos decidimos por una que, no era la más económica pero tampoco la más costosa, tenía autos de confianza (pedimos verlos antes) y nos dio descuento.

Salar de Uyuni, Bolivia

Nuestra travesía la haríamos con tres peruanos y un alemán, nos iríamos rotando el puesto del copiloto para que todos tuviéramos la oportunidad de tomar fotos en la ruta. La aventura empezó un lunes a las 10am, saldríamos desde la agencia en Uyuni y nos dejarían en San Pedro de Atacama, Chile (pueden dejarte nuevamente en Uyuni por el mismo precio).

La primera parada sería El Cementerio de trenes: un lugar muy fotogénico y a la vez extraño donde podrás ver locomotoras y trenes abandonados. En Bolivia hubo alguna vez una línea ferrocarril que servía para transportar minerales (oro, plata, estaño), sin embargo, con el tiempo, esa línea desapareció, el guía nos dijo que algo tenía que ver con la pérdida de la pequeña porción de mar que para el: “Chile les quitó”.

Cementerio de Trenes, Uyuni

Luego de tomarnos fotos con los trenes abandonados nos dirigimos hacia el salar de Uyuni. Esos instantes previos en donde el guía te dice: “ya casi entramos al salar” son inexplicables. Cuando entramos hubo un silencio en el carro y luego, cada uno fue diciendo: “wow”, “impresionante”, “brutal”, etc. La primera parada es un restaurante de sal donde almorzamos, acá también está el famoso monumento de DAKAR y las banderas de todos los países.

Dakar, Salar de Uyuni, Bolivia
Zona de banderas, Salar de Uyuni, Bolivia

Una vez almorzamos, con el estómago lleno y el corazón contento, seguimos nuestro camino hacia la parte más fotogénica del salar o por lo menos es el lugar donde todos se toman fotos en perspectiva. Nosotros íbamos preparados con, una pequeña llama de peluche, un cubo Rubik y una lata de cerveza. Estuvimos más de una hora intentando tomar la fotografía perfecta sin embargo el sol radiando contra el blanco del salar nos hacía la tarea un poco difícil. Dato importante: lleven gafas y bloqueador solar.

Salar de Uyuni, Bolivia

Al finalizar la sesión fotográfica, continuamos en la ruta, hasta llegar a la Isla Incahuasi, una Isla en la mitad del salar llena de cactus gigantes (entre 1mt y 10mt de alto). Al caminar sobre ella es inevitable pensar en la grandeza de la naturaleza. Subir hasta la cima de la Isla tarda menos de 1 hora y es un camino con una dificultad muy baja, así que les recomiendo ir hasta arriba para ver un paisaje inolvidable.

Isla Incahuasi, Bolivia

Finalizamos nuestro día viendo el atardecer y tomando vino en un hotel de sal. En este primer hotel teníamos habitación privada, dormimos en una cama de sal, con mesas de noche de sal y paredes de sal, en fin, ¡todo era de sal! Nos dormimos temprano ya que al día siguiente teníamos que madrugar para seguir la travesía.

6am, ya todos habíamos desayunado y estábamos listos para iniciar nuestro segundo día del tour. La primera parada sería el Volcán Licancabur, la mitad del volcán está en Bolivia y la otra mitad en Chile. En este punto ya la vista había cambiado, dejamos atrás el salar y le dimos la bienvenida a un paisaje desértico.

Volcán Licancabur Bolivia, Chile

Más tarde, este paisaje árido se combinaría con varias lagunas que visitamos. Una de las características más increíbles de estas lagunas es la cantidad de flamencos que habitan en ellas. Dato curioso de los flamencos: solo tienen una pareja de por vida.

Laguna Espejo, Bolivia

Luego de almorzar frente a una de las lagunas, nos dirigimos a ver el famoso Árbol de piedra. Una roca que se caracteriza por su particular forma, semejante a un árbol. Si les soy sincera no me pareció gran cosa, es una piedra más en mitad de la nada. Sin embargo, en esta parada fue la primera vez que vi un zorro. Ricky casi lo confunde con un perro, por suerte el guía estaba cerca y nos alcanzó a advertir. Lastimosamente algunos turistas les dan comida, es por esto que se acostumbran a estar allí todo el día.

Árbol de piedra, Bolivia

Este día termina en la Laguna Colorada, una laguna color rojizo con llamas alrededor y flamencos en su interior. Es uno de los paisajes más lindos que he visto. En este punto ya estás a 4.000mts sobre el nivel del mar. Si vienes desde La Paz no vas a sentir tanto mal de altura, pero si vienes desde Chile es probable que sí sientas el cambio de altitud. El mejor consejo: tómatelo con calma, respira profundo y no te agites mucho.

Laguna Colorada, Bolivia

Esta noche dormimos en una habitación compartida con 6 personas. Esta vez el hotel ya no era de sal, pero esto lo compensarían los cientos de estrellas que vimos. Fue una de las noches más mágicas de mi viaje.

Al día siguiente nos levantamos a las 4am, era nuestro tercer y último día del tour. Ese mismo día subiríamos a los 5.000mts sobre el nivel del mar para ver un fenómeno muy particular: los Geisers. Unos agujeros en la tierra que emiten vapor a presión. Yo los describiría como mini volcanes en explosión, pero en realidad son un tipo de fuente termal que emite vapor al aire. Hay que tener mucho cuidado al caminar por ellos, el guía nos contó historias de terror en donde algunos turistas han caído a los hoyos solo por tomarse una foto.

Geisers, Bolivia

Luego de ver este fenómeno, nos montamos en el auto y junto con un amanecer espectacular nos dirigimos hacia nuestra última parada: Termales naturales. A las 7am llegamos a un lugar que inspira paz y tranquilidad, dos pozos de agua termal natural que dan hacia una vista panorámica que te deja sin palabras. Finalmente, el guía nos dejó en la frontera con Chile en donde un transfer nos llevaría hasta San Pedro de Atacama.

Termales naturales, Bolivia

Si están dudando en hacer o no este tour de 3 días por el Salar de Uyuni les puedo decir que mi experiencia fue increíble. En Sudamérica tenemos paraísos naturales que valen la pena conocer y El Salar de Uyuni es uno de esos.

Conoce mi Blog

Carta de una Ex-workaholic (adicta al trabajo)

Estamos en una sociedad que celebra la adicción al trabajo, “WOW, que persona tan trabajadora, siempre llega antes de las 8am”, “pídele eso a fulano que trabaja muy bien y te lo hace hoy mismo”, “fulano se quedó trabajando hasta tarde ayer, trabaja duro el hombre”.

Estamos en una sociedad que te mira raro si eres el primero que se levanta del puesto de trabajo para irse a casa, como si estuvieras robando algo.

Estamos en una sociedad que prioriza los logros laborales sobre los personales. Ahora “tengo un máster, debo ir a clase a las 6pm” se vuelve más importante que “soy mamá, debo ir a casa a las 6pm”.

Estamos en una sociedad que, ante la pregunta, ¿Cómo estás? Responde: con mucho trabajo, haciendo un diplomado y pagando la última cuota de mi apartamento. La respuesta debería ser: feliz, tranquila, agradecida y con sueños por cumplir.

Estamos en una sociedad que sigue preguntando el apellido, que sigue preguntando de qué universidad saliste, donde vives, qué vistes.

Estamos en una sociedad en donde más de la mitad esta consumida por un ritmo citadino anormal. La ciudad los consume, nos consume. Ya dejas de hacer las cosas por gusto, o a conciencia, las haces en piloto automático.

El mensaje que más recibo es: “cuanto me hubiera gustado hacer eso” “están cumpliendo mi sueño”. Hoy te digo: TUS SUEÑOS los cumples TÚ. Nunca, pero NUNCA, hay que quedarse con las ganas de hacer algo. La vida es MUY CORTA para que cosas como: el puesto de trabajo, un máster, un apartamento o un carro sean las que te definan.

Los invito a VOLVER A LO ESENCIAL. Sintamos más, amemos más, estemos presentes, estemos en el ahora, hagamos las cosas con conciencia, valoremos a los que nos rodean.

Atentamente: Una ex citadina y una Ex workaholic (adicta al trabajo)

Ruta 40

Desde el puesto del copiloto Ed. 1

Volví a la ruta después de 8 meses de cuarentena Estoy saliendo por la misma ruta que entré a El Calafate. Las montañas se ven diferentes, más verdes, el olor del aire es más húmedo y los ríos más azules. Cuando pasé por acá por primera vez, era verano, hacía calor y las montañas se […]

Camping en la Laguna 69, Parque Nacional Huascarán

Una aventura hacia lo desconocido, cómo acampar por cuenta propia en el Parque Nacional Huascarán Era un Domingo a eso de las 11am, estábamos en Huaraz, Perú, llevaba una semana enferma, me había dado la famosa “diarrea del viajero”, me dio por tomar agua de la llave en Máncora (o eso creo). Así que esa […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: